CCOO del Hábitat | 13 julio 2024.

Los trabajadores de seguridad del centro de visitantes del Parque Nacional de Cabañeros llevan dos meses sin cobrar

    CCOO del Hábitat de Castilla La-Mancha denuncia que Seguridad límite 24H S.L., adjudicataria del servicio, dejó de abonar las nóminas en cuanto supo que ha perdido el concurso para renovar la contrata

    06/09/2023.

    URL | Código para insertar

    La empresa adjudicataria de la Vigilancia y Seguridad del centro de visitantes del Parque Nacional de Cabañeros en Horcajo de los Montes, ‘Seguridad límite 24H SL’, lleva desde el mes de junio sin pagar las nóminas a los dos trabajadores que prestan el servicio “y no manifiesta intención alguna ni de saldar las deudas salariales que ya acumula ni de abonar las mensualidades que restan hasta que otra empresa, Seguridad Integral Secoex S.A., se haga cargo de la contrata a mediados del próximo mes de octubre”.

    “Hemos denunciado ya esta situación ante la Inspección de Trabajo. Nos parece intolerable la manera de actuar de ‘Seguridad límite 24H S.L.’. Contactamos antes con sus responsables y se limitaron a dar excusas de mal pagador. Los trabajadores siguen prestando el servicio y Límite 24H S.L. sigue cobrando puntualmente las liquidaciones mensuales de Parques Nacionales, pero desde que supo que no iba a renovar, dejó de pagar las nóminas y ‘el que venga detrás, que arree’,” denuncia Alejandro Jiménez, secretario de Organización de CCOO del Hábitat de Castilla La-Mancha.

    ‘Seguridad límite 24H SL’ supo que había perdido el concurso para renovar la contrata el pasado 17 de julio, cuando el Organismo Autónomo Parques Nacionales publicó la adjudicación provisional a Secoex, que pujó con la mejor de las tres ofertas presentadas. 

    Respecto a la de ‘Seguridad límite 24H S.L.’, la de Secoex era sustancialmente mejor en todos los apartados evaluables, desde el precio, un 17% inferior, al número de horas complementarias (cien frente a 20), número de cámaras de vigilancia adicionales (tres frente a cero), formación de los trabajadores (cuatro apartados frente a uno), tiempo de respuesta al servicio Acuda (30 minutos frente a 44) y tiempo de respuesta ante averías (ocho horas frente a 48).

    “En cuanto fue consciente de que el próximo contrato será para otra empresa, ‘Seguridad límite 24H S.L.’ dejó de pagar las nóminas de los trabajadores que están, tanto ellos como sus familias, pasando apuros económicos cada día más graves y acuciantes, a pesar de que siguen acudiendo todos los días a trabajar, aunque el mero hecho de desplazarse al centro de visitantes del Parque de Cabañeros les genera gastos a los que malamente pueden hacer frente”.

    “El problema que se les genera a estos trabajadores, además de la falta de ingresos, es que para poder cobrar los salarios de los que son acreedores tienen que interponer demandas frente a la empresa actual, frente a la que va a sucederla en la contrata y hasta frente al propio cliente (Parques Nacionales); con el tiempo, las molestias y los gastos adicionales que esto supone.”

    “Y no en pocas ocasiones hay que demandar también al FOGASA, y terminamos pagando los ciudadanos y ciudadanas la vergonzosa mala praxis de ‘empresuchas’ como Seguridad Límite 24 horas, que a menudo se extinguen cuando pierden sus contratas, dejando tras de sí un reguero de deudas. Arruinan el prestigio de la marca registrada, a la que se le cierra la posibilidad de volver a optar a concursos públicos, pero sus propietarios crean nuevas mercantiles con otros nombres y siguen en las mismas”.

    Instamos a Seguridad Límite 24 horas a pagar, a sus dos trabajadores del centro de visitantes del Parque Nacional de Cabañeros en Horcajo, las dos nóminas que ya les deben, las mensualidades que resten hasta el cambio de contrata y las liquidaciones correspondientes. Pedimos al Organismo Autónomo Parques Nacionales que obligue a su contrata a cumplir hasta el último día con su primera responsabilidad patronal, la de pagar en tiempo y forma a sus trabajadores. Pedimos a la Inspección la máxima firmeza. 

    Y pedimos a los clientes de empresas de seguridad, y a las administraciones y organismos públicos en particular, que no confíen en empresas “barateras” para la prestación de estos servicios. 

    Que ponderen el precio es lógico, pero que antepongan el criterio de solvencia y responsabilidad acreditadas.

     Existen en este sector empresas muy serias y consolidadas que pueden ofrecer el servicio de manera totalmente correcta”.